Seguro de Propietario de Negocio

Seguro de Propietario de Negocio
El seguro de vida se ha utilizado como una herramienta valiosa para que los dueños de negocios reduzcan su riesgo y para resolver muchos problemas asociados con mantener y crecer una empresa de éxito. Algunos usos comunes de los seguros de vida para propietarios de negocios incluyen: seguro de hombre clave, financiación del acuerdo de compra-venta, planificación patrimonial y seguridad para los préstamos.
Los dueños de negocios exitosos utilizan los seguros de vida como una forma de proteger su negocio, como una herramienta financiera para la sucesión del negocio y como una manera de acumular ingresos para la jubilación en el futuro. Usando seguros de vida, los dueños de negocios pueden asegurar que los fondos estarán disponibles para proporcionar flexibilidad a los diferentes tipos de escenarios que pueden afectar al negocio, tales como: la pérdida de un empleado clave, la muerte o incapacidad del dueño, la necesidad de una garantía de préstamo y las posibles responsabilidades fiscales.
Usos comunes de los seguros de propietario de negocio:
  • Seguro de Vida para Hombre Clave: En muchas empresas pequeñas, el dueño es el empleado clave del negocio. Por lo tanto, se puede comprar un seguro de vida sobre la vida del dueño de la empresa para proteger al negocio en el caso de su muerte prematura. El producto de los seguros de vida se puede utilizar para contratar a un sustituto, pagar deudas, o contribuir a una liquidación ordenada de la empresa.
  • Colateral de un préstamo: Los préstamos son fundamentales para la expansión y el crecimiento de las pequeñas empresas. Una garantía de uso general para los préstamos es una póliza de vida asegurando al dueño del negocio. Cuando se compra un seguro de vida para garantizar un préstamo, la empresa es propietaria de la póliza, es quien paga las primas y es el beneficiario designado de la póliza.
  • Financiamiento de un Acuerdo de Compra-Venta: Un acuerdo de compra-venta es un contrato legalmente vinculante que establece que como consecuencia de la muerte, incapacidad o jubilación del propietario o de un socio, su participación en el negocio debe ser ofrecido a los socios restantes en los términos previamente acordados.
  • Planificación de la Sucesión: En muchos casos, la mayoría del patrimonio del dueño del negocio está atado a la empresa. Sin una planificación de la sucesión eficaz, incluyendo un plan de sucesión de la empresa, esta podría ser vendida o liquidada para pagar los impuestos correspondientes. Usando un seguro de vida, el dueño del negocio puede cerciorarse de que a su muerte, el beneficio de la póliza sea pagado a sus sucesores, que luego puede ser utilizado para pagar los impuestos aplicables a la empresa.