Planificación de Sucesión

Planificación de Sucesión
El patrimonio es todo lo que posee una persona, tanto de manera individual como en sociedad, antes de su distribución a los beneficiarios.
En el proceso de sucesión se transfiere un patrimonio específico a los herederos o beneficiarios.
Pero, ¿qué incluye ese patrimonio? El patrimonio es todo lo que posee una persona, tanto de manera individual como en sociedad, antes de su distribución a los beneficiarios. Dicha propiedad incluye cuentas bancarias, acciones, bienes inmobiliarios, joyas, seguros de vida, inversiones y otros activos. Las deudas, los pasivos impositivos y la cartera morosa, también se consideran parte de su patrimonio.
Al momento de la muerte del dueño del patrimonio, éste será distribuido entre sus beneficiarios o herederos, en razón de las instrucciones concretas dejadas en un testamento o en la carta de deseos de un fideicomiso.
Si no existe un testamento ni un fideicomiso, los bienes de la sucesión y su distribución serán determinados por las instancias legales que no necesariamente cumplirán los deseos del dueño del patrimonio. Además, si éste no cuenta con una herramienta eficaz de planificación del patrimonio, las consecuencias impositivas pueden ser importantes.