Blog Statetrust Life
servicios@statetrustlife.com

PLANIFICACIÓN DE LA SUCESIÓN

El patrimonio es todo lo que posee una persona, tanto de manera individual como en sociedad, antes de su distribución a los beneficiarios.

¡PAGUE SU PÓLIZA AQUÍ!
CENTRO DE MEDIOS

En el proceso de sucesión se transfiere un patrimonio específico a los herederos o beneficiarios.

Pero, ¿qué incluye ese patrimonio? El patrimonio es todo lo que posee una persona, tanto de manera individual como en sociedad, antes de su distribución a los beneficiarios. Dicha propiedad incluye cuentas bancarias, acciones, bienes inmobiliarios, joyas, seguros de vida, inversiones y otros activos. Las deudas, los pasivos impositivos y la cartera morosa, también se consideran parte de su patrimonio.

Al momento de la muerte del dueño del patrimonio, éste será distribuido entre sus beneficiarios o herederos, en razón de las instrucciones concretas dejadas en un testamento o en la carta de deseos de un fideicomiso.

Si no existe un testamento ni un fideicomiso, los bienes de la sucesión y su distribución serán determinados por las instancias legales que no necesariamente cumplirán los deseos del dueño del patrimonio. Además, si éste no cuenta con una herramienta eficaz de planificación del patrimonio, las consecuencias impositivas pueden ser importantes.

Objetivo de la planificación de la sucesión

La planificación de la sucesión tiene el objetivo último de salvaguardar el patrimonio hacia el futuro, es decir, proteger la mayor cantidad de riqueza posible que será transferida a los beneficiarios. Para tal propósito, se toma en consideración variables, como sucesos inesperados, invalidez, muerte, impuestos, y demandas, que pueden afectar el tamaño y el proceso de sucesión del patrimonio.

Tener un plan eficiente de sucesión también hace menos onerosos los costos de transferencia del patrimonio involucrados en el traspaso de propiedades: honorarios de los abogados, deudas, impuestos por fallecimiento y demoras inducidas por procesos legales. Una sucesión ordenada busca reducir esos costos y demoras al igual que hacer sencilla y segura la transferencia del patrimonio.

Las pólizas de vida de StateTrust Life son una parte importante de la planificación de la sucesión, porque les permite a los beneficiarios tener una liquidez inmediata para pago de impuestos, costos funerarios y cualquier otra deuda de corto plazo, como gastos legales, por ejemplo.

Un fideicomiso también puede ser el beneficiario de pólizas de vida o planes de retiro. En tal caso, se ejecutará según las instrucciones contenidas en él. De esta manera, la póliza o plan se convierten en parte del patrimonio.

Nuestra experiencia en seguros de vida nos permite ofrecerles a los clientes, de forma confidencial y privada, asesorías de cómo emplear el seguro de vida para la planificación de la sucesión.

Un plan de sucesión exitoso debe cumplir los siguientes parámetros:

Incluye Evita Prevé
Invalidez Demoras en el traspaso del patrimonio Plan de distribución del patrimonio que abarque varias generaciones
Muerte Imprevista Litigios públicos en la Corte Liquidez para gastos de corto plazo
Impuestos
Pleitos Judiciales

Un fideicomiso es el método más efectivo y flexible en el proceso de planificación de la herencia, porque la muerte del fideicomitente no tendrá efecto sobre la propiedad. Los bienes continúan en posesión y administrados por el fideicomisario en concordancia con los términos del fideicomiso, el cual puede contener una planificación del patrimonio que comprenda varias generaciones. Hijos y nietos podrían estar protegidos al tiempo que el proceso de sucesión se simplifica y optimiza. Por su estructura y naturaleza, el fideicomiso tiene una serie de ventajas sobre el testamento.
La siguiente tabla ilustra tales ventajas:

Incluye Fideicomiso Testamento
Figura Legal Una estructura legal Un documento legal
Transferencia de Bienes Al momento de su creacion Al momento del fallecimiento
Propiedad de Bienes El fideicomiso Los beneficiarios
Nivel de Flexibilidad Alto Bajo
Costos Administrativos Medios Bajos
Carga Tributaria Baja Alta